TRUST LIFE

Love yourself every day …

(Louise Hay)

I AM CENTERED IN TRUTH AND PEADE (November 12)

“Stay centered and love who you are. No matter what is going on out there, your are centered. You have a right to your feelings. You have a right to your opinions. You just are. Work on loving yourself. Work on opening your heart.”

This is the reflexion to one of my favorite days of each year. My first day.

Quería traerme un recuerdo en forma de libro, en mi última escapada a Nueva York, y la intuición me hizo elegir un recopilatorio de mensajes de vida de Louise Hay. Más allá de frases de positividad escritas en un calendario, sus páginas en inglés me conectan con la esencia de la vida simple.

Un capítulo por cada día del año. Una sugerencia para cada amanecer, con reflexiones donde la vida (Life – with a capital “L”) cobra un protagonismo único, con la persona, el ser, el estar presente, el bendecir estar aquí y ahora agradeciendo nuestra actual forma de vida. Aprendizaje, para seguir llenando de herramientas esa caja de bricolaje que buena falta nos hará para, cuando se abra alguna grieta en nuestro camino, saber auto-repararla.

Life loves you…

Teresa Sanlés © 2018

MINDFULNESS ¡TÓMATE UN RESPIRO!

Take a breath …

En otra de esas casualidades de la vida – yo que tengo la certeza de que las casualidades no existen – escuché hablar al Dr. Mario Alongo Puig, aportando datos científicos y constatados, con una coherencia que te invitaba a confiar plenamente en la autosanación, aprendiendo a disfrutar de “hacer nada”, a pesar de su aparente contradicción.

Explorar tu mente, prestar atención para ver las cosas tal y como son. Lograr esa capacidad de estar plenamente presente con la actitud curiosa de un científico, sin juicios sobre lo que me gusta y quiero ó lo que no me gusta y rechazo, para alcanzar un estado de coherencia cardiaca que te regale señales eléctricas ordenadas, fruto del amor y la compasión por uno mismo.

Meditar y “estar presente” comenzaron a forman parte de mi ritual de vida diario de forma natural y espontánea, regalándome un sorprendente camino de autoconocimiento, donde el azul del cielo y del mar comenzaró a ser el color que marcaba mi ritmo vital.

Gratitud.

Teresa Sanlés © 2018