Aprendiendo a jugar …

La llegada a la cumbre es sólo la mitad del objetivo. El resto, el descenso de la vía, y es ahí cuando comienza mi diálogo interno.

Reviso el ocho y el mosquetón, comprobando que la cuerda está perfectamente atada en mi arnés; desanclo mi baga, teniendo la certeza de que mi descenso es seguro. Pero reconozco que el siguiente paso supone desafiar mis miedos, echar el cuerpo hacia atrás, al vacío…

Y en ese momento descubres, que lo que comenzó como una pequeña aventura a modo de curiosidad, puede convertirse en tu próxima pasión: aprender a dominar ese instinto de alerta, que toma vida propia e intenta que no salgas de tu zona de confort, reconociéndolo como algo limitante, que pretende impedirte descubrir nuevos límites.

Todo un reto vital, ponerlo a prueba con el deporte de aventura, y enseñarle nuevas fronteras…

Teresa Sanlés © 2020

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s